ACCIÓN DE GRACIAS.

La acción de dar las gracias debería ser una asignatura obligatoria desde primero, aunque no se merezcan darse, aunque no sea necesario, hay que darlas, y por supuesto, recibirlas, y saber recibirlas.

Dar las gracias es algo personal, subjetivo, que sale desde dentro, sin necesidad de ser pensado, no se medita, se dan y se reciben sin importancia casi, como un acto normalizado de nuestra educación…sin embargo, a veces, las gracias tienen que quedar plasmadas, y deben de quedar en la memoria, y eso es lo que pretendo hoy, a mi manera, muy subjetivo, quiero dar las gracias.

No llega aun a un mes, pero se me esta pasando tan rápido, que quiero dejarlo aqui parado en el tiempo, por lo menos un poquito…y es que desde el pasado 18 de Abril, de manera provisional, gracias a una sustitución, formo parte de un grupo de profesionales inigualable, que imparten clases en nuestro colegio. Es mi sueño, algo que me hace disfrutar de manera completa la experiencia “ser Asunción”. Y es que desde dentro te das cuenta donde se cuece todo lo que después somos, y lo que después demostramos cada tarde en las pistas….y fuera de ellas, ya sea en banquillos o en gradas.

Y no es casualidad, en las aulas de nuestro colegio, cada mañana y tarde se forman a las personas del futuro, y se hace a la manera Asunción, a esa forma de ser que no tiene parangón…cuantas veces he pensado que esa niña de la Asunción tiene algo especial, y no se si es la manera de llevar la esclavina del uniforme, el lazo de la coleta o esa forma de pisar la capilla…….esa capilla si que no tiene parangón.

Pero son especiales, lo tienen dentro, y sin ser excesivamente reiterado, es algo que se respira en los pasillos, y que ahora tengo la oportunidad, aunque sea por un tiempo, de formar parte, de ser uno mas, y para ello, las gracias, a quien corresponda, MUCHAS GRACIAS.

Y por supuesto, el arbolito, desde chiquitito….la Escuela Maria Eugenia, que tiene a mi amadísima Yolanda Terol dando todo y mas, nos regala desde hace dos años la posibilidad de ser Asunción desde la cuna casi, y eso si que es para agradecer…mi Pepe desde Septiembre, podrá decir el día de mañana, yo sí que soy Asunción desde el año uno, si tienen la oportunidad, desde aquí les digo, que no se arrepentirán, que se puede estar bien en muchos sitios, que Málaga estar repleta de grandísimos centros, pero la posibilidad de vivir y crecer al modo Asunción no se puede dejar escapar….si desde fuera parece bonito, desde dentro lo es mas.

Entre otras cosas, porque entre esos pasillos, te cruzas cada día con Madre Paz. A veces, abrir una puerta en un momento dado te hace descubrir algo que no sabias, y el viernes me ocurrió. Abrir secretaria y encontrarte que algo se celebra, con alegría inmensa, con un cariño que a pesar del momento inesperado, te invita a unirte. Así es, se celebraba que la Madre Paz cumplía años. Tras la felicitación y el canapé, me fui pensando en un detalle. Era 12 de Mayo, y sin tener ninguna intención de hacer cuentas, recordé que precisamente en ese día, un 12 de Mayo, pero de 1931, tuvieron lugar los lamentables sucesos de la quema de conventos e iglesias en Málaga. Aquella barbarie contra la Iglesia, que entre otras cosas, acabó con tanto patrimonio como con joyas arquitectónicas….y que mejor regalo, ante la barbarie, que Paz.

Dios regaló al hombre el libre albedrío, y admite, por ejemplo, que se queme todo aquello, que los hombres en su nombre habían levantado en nuestra ciudad, pero un acto de unos días, no acaba sino en un nuevo regalo, Dios permite, pero actúa, y te envía personas como la madre Paz que son ejemplo… mirándola a ella podemos saber como se piensa en la Gloria de Dios, ante el fuego, la respuesta de Dios, es Paz. Gracias y mas gracias.

Por último quiero salir de las aulas, salir del colegio, y como padre, ahora ya sí, sentarme en una grada, y ponerme en la piel de ellos…aunque todavía sea de cascarilla. Me fui a Huelva, Moguer, a disfrutar de las campeonas de Málaga, y disfrutar con una competición, nueva, fresca, sin competitividad, que la federación le ha dado un toque de lo que tiene que ser, un juego de niños. Ya me di cuenta, mi Pepe, me ha cambiado en mucho, pero también en el banquillo….como entrenador, imagino que por lo que se me viene encima cuando se empiece a vestir de corto, y me pongo mucho mas en el papel del papa del jugador, pero con estos papas y estas mamas, me di cuenta de mucho mas…me di cuenta de que se puede ser algo mas que un hincha, se puede ir a sonreír a los partidos, y sobretodo, he recuperado la ilusión por jugar, simplemente eso, jugar y que todos se diviertan, se anote o se falle….pues eso jugar. Gracias de corazón.

Publicado el 14 mayo de 2017.