Dale la vuelta… (Mi colegio)

Ayer fue uno de esos días, de esos días especiales en los que te das cuenta, que son la semilla de algo.

Madre Coraje, se unió a la fiesta de la primavera (Edición I), para darle sentido a lo que es una fiesta. No podemos dedicarnos a pasarlo bien, cuando tanta gente lo pasa mal, eso es lo que Madre Coraje nos vino a decir ayer, que hay que disfrutar con la familia, con nuestros queridos amigos, pero démosle una vuelta al asunto, y concienciémonos de que un simple juego para nosotros, es algo mas que un juego para muchas personas, en juego esta la vida de mucha gente y sobretodo de muchos niños, que apenas saben que es jugar…por ello, hagamos lo que mejor sabemos, juguemos para que otros también puedan hacerlo.

Pero detrás de estas iniciativas hay personas, y no cualquier persona, hay seres humanos. Ayer, vistieron el habitual burdeos de nuestras camisetas de azul esperanza, sí, ahora la esperanza es mas azul que verde, porque desde el primer momento, fue el color con el que ayer en la Asuncion se identificó a la solidaridad y el esfuerzo por el prójimo.

Prácticamente al alba, un ejercito de voluntarios ataviados con el azul coraje, se dejó la vida en recrear un ambiente de entrega a la causa que solo podía venir comandado por el general de la bondad que es mi querido amigo Avelino.
Madre Coraje lo forman muchas personas, las cuales ayer conocí a algunas de ellas, pero desde mi grada, mi mensaje al resto del mundo es que si conocen a este hombre de fe, saben de lo que les hablo.

Mañas es alguien que cuando te mira a los ojos, lo hace desde el corazón, sin tener ojos claros, su mirada es tan trasparente que no puedes evitar el atraco emocional que te secuestra y te hace sentirte de su familia desde el minuto 1. Y ahí es donde sin querer, he dado en la clave, su familia, ese es su mayor triunfo.

Ahora, que estoy en primero de formar una familia, te das cuenta, que ninguna carrera, titulo o diploma, resulta tan importante como el de crear una como esta…si Mañas es grande, los Mañas son la expresión infinita de la grandeza, de la bondad, y del amor. Blanca, Jose (felicidades), Alvaro….pero cuando te sientes orgulloso de algo, le pones tu nombre, y ahí esta Ave, que casualidad… (la gente suele llamar casualidad a la acción divina), ayer en el día en que su padre nos regaló amor y solidaridad a raudales, el genial Ave, metió su primer gol de la temporada, que provocó la ovación mas grande del día….soy un fan incondicional vuestro, y en mi casa se cuenta vuestro mensaje. GRACIAS.

Pero si mi cariño es para ellos, mi devoción es para mi colegio.

Cuando decimos “Dale la vuelta”, no es solo la botella. La asociación deportiva, y yo en primera persona, no puede estas mas endeudada emocionalmente con mas gente. Mi colegio, nuestro colegio. Todavía estoy esperando, que se nos ocurra algo, y me digan que no….y no es un eufemismo, es que literalmente, damos la vuelta al colegio, lo ponemos bocabajo, y siempre nos abren la puerta con una sonrisa.

Asunción es grande, pero lo es, porque lo hacen grandes las personas que lo conforman, y este chico que aqui que escribe, no tiene que pedir nunca cita a la directora del colegio, desde hace 10 años, primero con Carmen (gracias, gracias, gracias), y ahora con Cecilia, su puerta SIEMPRE esta abierta a nuestras iniciativas, y con la colaboración y el cariño por bandera, ponen a disposición de nuestras ideas, todo lo necesario para hacerlas realidad…es un orgullo ser de la Asunción, y las mujeres que lo comandan, unas estrellas en su puesto.

MUJERES, como las hermanas de la congregación, que como ya he dicho otras veces, nos dejan ocupar lo que mas aman, su colegio ya no todas las tardes-noches de la semana, sino un sábado, domingo o cuando se les pida….yo no se porque le dicen “La Casita” cuando aquello es la casa mas grande que pueda existir, ya que allí, nos dejan entrar a todos, y nunca esta lo suficientemente llena, como para cerrarle la puerta a nadie…HERMANAS DE LA ASUNCIÓN, HERMANAS DE SANGRE, FAMILIA EN UNA PALABRA.

Y por supuesto, el AMPA, esa asociación madre-padre, encarnada en la figura que fue ANGELA (gracias, gracias, gracias), y ahora Chuchi (relevo a la altura de esta gran tarea) y el incansable Salvador, que si bien tiene poco espacio en su despacho, no es mas que otro encargado de regalarnos nuestros sueños, alguien que muchos ni siquiera sabrán quien es, pero ya les digo desde aquí, que es el máximo responsable de que lo que ven nuestros ojos en días como los de ayer, se haga posible.

Adoro mi colegio, pero sobretodo a las personas que lo forman, a quienes no paran de regalarme cariño cada vez que cruzo un pasillo, que te tratan como un compañero mas, las que se acuerdan de tu día, las que cogen el teléfono, las que se paran a preguntar por tu niño, a los padres y madres que te hacen sentir en familia y a los abuelos que se les cae la baba viendo al pequeño vestirse la burdeos por primera vez….ayer fue un día de esos, de los que te enamoras aunque ya estés casado, porque el amor de verdad, se descubre cada mañana, y ya sea, mirando a la mujer que te hizo padre (y que te haga celebrar el día de hoy como algo emocionante) o ya sea, saliendo a oscuras desde el poli, viendo los campos vacíos una vez se han desbordado de coraje, y enamorarte una vez mas, saliendo por la puerta con la cabeza vuelta y los ojos mirando a lo alto de una capilla que tendría que ser catedral, porque yo jamas he visto algo mas grande esto…siempre seré tuyo Asunción.

Jose Cabra
Publicado el 19 marzo de 2017.